El problema de no hacer testamento

No hacer testamento, o hacerlo mal, es un problema que vemos mucho más a menudo de lo que se podría pensar. El miedo a afrontar la jubilación y el tramo final de nuestras vidas lleva a que muchos empresarios eviten planificar el futuro de su patrimonio hasta edades muy avanzadas. No son conscientes del riesgo que asumen y que traspasan a sus herederos al no hacer testamento y no tener bien cerrado este tema.

¿Qué lleva a no hacer testamento o a retrasarlo indefinidamente?

Otorgar testamento y más cuando tenemos una empresa familiar no es fácil. Supone plantearse, tener que dar respuesta y tomar partido ante cuestiones como las siguientes:

  • ¿El negocio familiar se reparte entre todos los hijos a partes iguales?
  • ¿En qué porcentajes?
  • ¿Se deja la empresa familiar a los hijos que trabajan en ella y se compensa con activos a los demás?
  • ¿Cómo se transmiten el resto de activos?

Es evidente que, en este punto, muchas veces hay un enfrentamiento entre la lógica de la razón y la lógica del corazón. Como padres, desde el amor, es lógico pensar en la igualdad en los repartos. Pero no siempre esta igualdad es sinónimo de eficacia, si hablamos de la empresa, y de armonía, si hablamos de la familia. Ante todas estas dudas, muchos padres se decantan por no hacer testamento e ir retrasando el momento en el que tendrán que afrontar la cuestión.

Otra situación que observamos recurrentemente es que, en su intento de hacer bien las cosas, hay padres que negocian el testamento en vida con sus hijos. Piensan que así todos manifestaran sus intereses y que será más fácil que tras su muerte reine la paz. Esto, que en algunos casos puede funcionar, en muchos otros significa abrir una caja de truenos que todavía dificulta más la decisión de los padres y retrasa el día de acudir al notario.

Nuestras recomendaciones sobre el testamento en familias empresarias

Como primer paso, la familia debería mantener un inventario de bienes y de su valoración actualizado. Y, una vez realizado, no hay que descuidarlo y se debe volver a reflexionar periódicamente si sigue siendo válido.

Es importante que escojáis a un buen notario y os dejéis ayudar por expertos y, a poder ser, que sean estos quienes expongan a los hijos que la voluntad de los padres es soberana y que debe respetarse. Otro consejo es que otorguéis testamento cuanto antes mejor y que, con los años, vayáis pensando si sigue siendo válido o si debe retocarse.

Asimismo, os recomiendo que os asesoréis antes de hacer planteamientos sobre la asignación de activos en vida. Para aquellas personas que estáis pensando ahora en el testamento, sed conscientes de que está bien ser generoso. Pero que en este tema en concreto, y más con el alargamiento de la esperanza de vida, hay que ser egoísta. Hemos visto casos de personas que transmitieron todas sus propiedades en vida y han tenido un final de sus días que en ningún caso se merecían, en el umbral de la pobreza. Por eso, os recomendamos tener cuidado con las donaciones en vida, para evitar poner en riesgo vuestra calidad de vida durante vuestros últimos años.

Por último, queremos mencionar aquí los Pactos sucesorios. Es importante tener cuidado con el uso de los mismo, permitidos en algunas comunidades autónomas. En Cataluña tienen carácter irrevocable, cosa que podría suponer un riesgo para los padres si más adelante decidieran cambiar el espíritu y el contenido del testamento.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a tomar conciencia de los riesgos que implica no hacer testamento u otorgarlo a medias y mal. Y recordad que el mejor momento para realizar un testamento es el presente.



Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Family Business Solutions .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.