Claves para compaginar familia y empresa familiar

Nos consta que ser capaces de conciliar familia y empresa familiar es uno de los temas que preocupan a los miembros de la nueva generación. Hay familias en las que los jóvenes crecieron viendo a sus padres desvivirse por el negocio, sin horarios. En estos casos, los llamados a ser los sucesores, si bien están comprometidos con el proyecto de la empresa familiar, tienen ciertos recelos antes de asumir el mando, puesto que también buscan poder compaginar su vida profesional con la familiar. En definitiva, no quieren “llevarse la empresa familiar a casa”, sentir que les falta vida personal o dedicar un cúmulo desproporcionado de horas al negocio.

La teoría de los tres sombreros

Para nosotros, para poder conciliar familia y empresa familiar, es fundamental que todos los miembros de la familia aprendan a separar los distintos roles que desempeñan: el de familiar, el de empresario o trabajador, y el de propietario. Esto lo ejemplificamos, muchas veces, con la metáfora de los tres sombreros y hacemos el símil de que cada rol es un sombrero distinto. Cada rol tiene sus propios objetivos y necesidades y no hay que confundirlos.

Es importante que en cada momento sepamos diferenciar qué sombrero llevamos puesto, para distinguir qué hacemos, qué decimos e, incluso, cómo lo decimos. Esto no impide que se pueda pedir consejo a cónyuges, padres u otros familiares sobre algún tema que nos preocupe relacionado con el negocio (al fin y al cabo, el apoyo de los nuestros es fundamental). Pero, eso sí, hay que intentar que la empresa familiar no sea el único tema de conversación en la familia.

Por ello, cuando llegamos a casa, y también en aquellos momentos de reuniones familiares (las fiestas navideñas, la paella del domingo, los cumpleaños…) debemos dejar aparcados los sombreros que no tocan y ponernos el de familia. Hay tiempo para la empresa y tiempo para la familia; se trata de aprender a distinguirlos y diferenciarlos. Intentar hacer este ejercicio diariamente es una buena manera de lograr cierto equilibrio entre la esfera laboral y la personal.

Flexibilidad para compaginar familia y empresa familiar

Otro aspecto que ayuda a conciliar familia y empresa familiar es la flexibilidad, aunque esto depende de las políticas que tenga cada compañía. Muchas empresas familiares están dando pasos en esta dirección, pero todavía hay otras en las que los avances son lentos.

Sabemos que, en algunas familias empresarias, todavía persiste la creencia de que las mujeres deben tener una mayor implicación en cuidar de la familia que los hombres. Estos roles de género, que imperan en la familia empresaria, a menudo se trasladan inconscientemente también a la empresa familiar.  En estas compañías, para las mujeres, conciliar el trabajo con la maternidad y hacerlo siendo igualmente respetada en el negocio familiar no es fácil.

Nosotros aconsejamos a las familias con las que trabajamos que se desprendan de cualquier prejuicio en este sentido. Precisamente, como familiares de las madres en cuestión, deberían intentar favorecer todo lo posible la flexibilidad laboral para facilitar que puedan conciliar familia y empresa familiar sin tener que renunciar ni a su vida laboral ni a su vida personal. Y lo mismo sirve para todos los miembros del equipo, madres y padres, que no son familiares.

Y, para acabar un apunte positivo. Nos gustaría incidir en que, actualmente, ya no se habla de la conciliación como algo negativo, a la hora de planificar los Recursos Humanos. En nuestra opinión, cada vez hay más concienciación sobre la importancia de poder conciliar familia y empresa familiar.



Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Family Business Solutions .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.