Formación en empresas familiares: una de las mejores inversiones de futuro

A nuestro modo de ver, la formación para familias empresarias y el acompañamiento personalizado son una de las mejores inversiones de futuro para este tipo de compañías. Es difícil de entender como, en momentos de dificultades económicas, en lo primero en lo que habitualmente recortan los negocios es en el presupuesto de formación. Precisamente esta área es clave para el futuro de la empresa familiar

Como ya habréis deducido, en Family Business Solutions somos firmes defensores de la formación. Y esto incluye tanto la dirigida a que «los dueños» puedan actuar desde la propiedad responsable como la que, en el ámbito del desarrollo profesional y personal, ayuda a las personas en la mejora de sus hard y soft skills.

La experiencia nos demuestra que las empresas familiares suelen obtener mejores resultados en el largo plazo cuando desarrollan un plan de formación a su medida, para los accionistas familiares y para los directivos. En cambio, observamos que aquellas familias que descuidan este punto tienen serias dificultades para postergarse en el tiempo.

Tal y como os contaremos a continuación, la formación para familias empresarias es, en muchos casos, la clave de la capacitación y la profesionalización de las personas. Y, sin duda, también es algo que facilitará el relevo generacional cuando llegue el momento de ceder el testigo a los hijos. Esto es especialmente importante en aquellas empresas familiares con una alta complejidad o que se encuentran en generaciones más avanzadas y están en proceso de profesionalización.

Formación para familias empresarias

Los familiares que no están directamente implicados en la gestión y dirección  no tienen por qué tener conocimientos de negocios. Pensemos, por ejemplo, en un familiar que es médico, informático, maestro o dibujante y que ha heredado un paquete accionarial sin haber vivido de cerca la empresa familiar. Para él o ella, una adecuada formación, adaptada al rol que desempeñe en la familia empresaria, es fundamental para ayudarle a tomar las mejores decisiones en cada momento.

A través de cursos de empresa familiar o de sesiones formativas a medida, dependiendo del caso, se pueden impartir unos mínimos conocimientos troncales de finanzas y economía y de la empresa y del sector. Sin estas nociones, sería muy complicado, por no decir imposible, ejercer de buen propietario. Convertir a los accionistas familiares en accionistas bien informados y comprometidos con el éxito del proyecto empresarial contribuirá a caminar en la misma dirección y a aumentar la armonía familiar.

Eso sí, si bien la formación debe ser por rol, la educación en la propiedad responsable debe ser común y adaptada a los diferentes ciclos vitales de la empresa y de las personas.

El desarrollo de soft skills en los directivos

En lo referente al equipo directivo, no solemos detectar tan a menudo carencias formativas.

Aun así, aquellas personas encargadas de la gestión y dirección del negocio pueden aprovechar los beneficios de los programas formativos continuos en ‘soft skills’. El coaching o las sesiones de acompañamiento individual puede ayudarles a desarrollar y potenciar sus habilidades directivas y las competencias comunicativas, de liderazgo y de gestión de equipos.

La formación de la generación entrante

Una mención aparte se merece la formación para familias empresarias en proceso de relevo. El foco se pone, sobre todo, en las nuevas generaciones, que acceden a la empresa familiar con la aspiración de, algún día, acabar tomando el relevo. Esta es una cuestión que preocupa a muchas familias empresarias, que no saben si las aptitudes y las competencias de la siguiente generación son las adecuadas para dirigir la compañía.

Para ellos, seguir un programa formativo a medida, especializado en empresa familiar, es una muy buena oportunidad para mejorar las aptitudes y conocimientos necesarios para tomar el relevo en la empresa familiar y despertarles el espíritu emprendedor. Además, la formación de las nuevas generaciones, tanto si permanecen en la empresa familiar como si desarrollan su futuro profesional fuera de la misma, es el mejor legado que se les puede dejar.

El Consejo de Familia, si se dispone de él, es el encargado de velar por la formación de la familia empresaria. Entre otras funciones, deberá determinar los contenidos formativos para todos los familiares y asegurarse de que existe un seguimiento. Asimismo, en el Protocolo Familiar, la familia debería regular la formación que deben reunir necesariamente los familiares para poder optar a trabajar en la empresa familiar y ocupar cargos de responsabilida.

Para acabar, concluiremos este artículo con una frase que de bien seguro habréis oído en más de una ocasión… “La formación (para familias empresarias) no es un gasto, es una inversión”. Y, nosotros añadimos, “con un retorno muy elevado”.



Deja una respuesta

Ver más

  • Responsable: Family Business Solutions.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad