Nuevo curso lleno de retos para las empresas familiares

Después de unas merecidas vacaciones, hoy empieza el nuevo curso, y es el momento perfecto para afrontar con fuerzas renovadas algunos obstáculos que amenazan la continuidad de los negocios familiares. En mi opinión, los tres principales retos en la empresa familiar son: Conseguir dejar bien planificada la sucesión de la empresa, apostar por la profesionalización del negocio y mejorar la comunicación en la empresa y en la familia. 

No obstante, sé por experiencia que la vuelta al trabajo después de las vacaciones hace que setiembre sea un mes caótico para muchos negocios. Pero de la misma manera que las empresas consiguen sacar tiempo para elaborar presupuestos y planificar inversiones, considero que las empresas familiares deberían ser capaces de encontrar también el tiempo necesario para afrontar estos tres retos. De lo contrario, no hacerlo o demorarlo sine die puede condicionar la continuidad de la empresa familiar.

Además, en el caso de la planificación de la sucesión, para que nos demos cuenta de la importancia del tema, la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) ya insta a que las empresas cotizadas dispongan de un plan de sucesión para el Consejo de Administración. De esta manera, cuando sea necesario, el reemplazo del personal clave de la empresa se realizará de forma eficiente.

Dificultades para afrontar los retos en la empresa familiar

Pero todavía son muchas las empresas familiares a las que todavía les cuesta afrontar temas como la sucesión, la profesionalización y la comunicación. El motivo muchas veces es la pereza o porque entran en juego las emociones familiares. Si los problemas ya son difíciles de abordar en empresas no familiares, todavía lo son más cuando se mezcla familia y empresa.

Y, por otro lado, a menudo los miembros de la familia no tienen ni las competencias ni las herramientas necesarias para abordar estos problemas.

Por estas razones, si tras intentar afrontar estos retos en la empresa familiar no habéis conseguido alcanzar soluciones, os recomiendo acudir a un experto externo y objetivo. Un asesor puede ayudaros y facilitar la situación, de manera que finalmente os sea posible afrontar con éxito estos retos y transmitir el negocio de generación en generación.